You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

Loading...

Con motivo del Día Internacional de la Educación que se celebra el 24 de enero, la UNESCO hace un llamamiento a los países para que inviertan más en educación y potencien la enseñanza-aprendizaje a lo largo de la vida de las personas.

A finales del 2020, ministros de educación de más de 70 países, entre ellos España, asistieron a la Reunión Mundial sobre Educación, convocada por la UNESCO, y se comprometieron a realizar cinco acciones clave para salvaguardar la educación en tiempos de pandemia. Con motivo del Día Internacional de la Educación, la UNESCO recuerda cuáles son las actuaciones que los gobiernos deben realizar durante el 2021 a favor de la educación. Estas son:

1. Tomar medidas para que las escuelas funcionen de forma segura e inclusiva

Los gobiernos deben asegurar que los centros educativos funcionan en condiciones de seguridad ante el COVID-19, por lo que resulta clave establecer protocolos basados en pruebas científicas. Asimismo, la educación debe contar con una financiación adecuada para que los centros educativos puedan seguir prestando sus servicios si se interrumpe la apertura normal de las escuelas.

Por otro lado, la UNESCO recomienda priorizar la educación presencial segura e inclusiva, porque existen "múltiples riesgos académicos, socioemocionales y económicos de depender únicamente de soluciones de enseñanza-aprendizaje remoto".

2. Garantizar la formación y la seguridad de los docentes

Además de darle prioridad a la formación y desarrollo profesional de los docentes en cuanto a sus habilidades digitales y pedagógicas, la UNESCO aboga por que se garantice su seguridad, bienestar y condiciones de trabajo decentes. Además, resulta prioritario abordar el problema de la escasez de profesorado capacitado y cualificado, que se ha agravado debido a la crisis sanitaria.

En este sentido, el organismo internacional ha lanzado una campaña en redes sociales para pedir a los gobiernos y a la comunidad internacional que consideren a los docentes y al personal escolar como colectivos prioritarios para recibir la vacuna del COVID-19 cuanto antes, ya que los considera personal esencial que trabaja en primera línea frente al coronavirus.

3. Invertir en el desarrollo de habilidades de las personas

Invertir en el desarrollo de competencias de las personas de todas las edades, así como en su bienestar social y emocional, resulta clave para lograr una recuperación económica y social inclusiva, más trabajo decente y una mayor empleabilidad. Por ello, los países deben ofrecer oportunidades de reconversión y perfeccionamiento profesional a los jóvenes y adultos que han perdido o corren el riesgo de perder su empleo.

4. Reducir la brecha digital en la educación

El cierre de escuelas, universidades y otras instituciones de aprendizaje, así como la interrupción de muchos programas de alfabetización y aprendizaje permanente, afectó a millones de estudiantes. Los gobiernos de todo el mundo actuaron rápidamente para ofrecer soluciones alternativas, pero al menos un tercio de los niños y jóvenes del mundo no pudieron acceder al aprendizaje remoto.

Es por ello que la UNESCO aboga por que los países actúen para reducir la brecha digital y elaboren recursos educativos abiertos de calidad que sirvan como complemento del aprendizaje presencial, "con miras a posibilitar un aprendizaje inclusivo y equitativo basado en la tecnología".

5. Proteger y aumentar los presupuestos de educación

Proteger e incluso aumentar la inversión en educación en el mundo, por su propio bien como un derecho humano, así como una estrategia para una recuperación económica eficiente, efectiva y sostenible, es otra de las actuaciones que los países deben realizar para que la enseñanza-aprendizaje del alumnado continúe.

Tomado de: https://www.educaweb.com/noticia/2021/01/20/5-acciones-salvaguardar-educacion-generacion-covid-19-19430/